Archivos para 6 agosto 2010

El comportamiento profesional en otros países

Viajar de negocios es una de las actividades que más complejidad y manejo de variables no controlables puede experimentar un ejecutivo, siendo los casos más comunes retraso en la salida o llegada de los vuelos, equipaje perdido o discusiones con las sobrecargos.

Ante tales situaciones se experimentan un sin fin de emociones que pueden ir de la extrema felicidad hasta el enojo o viceversa, y se sincronizan de tal forma para demostrar lo poco o mucho que se está educado en temas de comportamiento profesional.

En lo personal, he sentido vergüenza al ver a ejecutivos cuyo comportamiento deja mucho que desear y sus acciones evidencian lo lejos que está de su salario y de su impresionante currículo. Se trata de ser coherentes, y el ser profesional no se limita solamente a lo que se hace dentro de una oficina.

Cuando se viaja a un país, si es por primera vez o no, al menos, es recomendable leer algo sobre él, así como sus costumbres, tradiciones, reglas de comportamiento, higiene personal, etiqueta en la mesa, entre otros temas.

Ir a un viaje de negocios con la mente en blanco es riesgoso y es muy ingenuo comportarse como uno lo hace en su país de origen porque es lo que “nos han enseñado”. Así uno se vuelve más vulnerable a hacer el ridículo y a poner en entredicho la capacidad de adaptarse a un país diferente.

Hablemos, desde un punto de vista de negocios, que es lo que se debe hacer y no hacer en diferentes culturas:

En culturas latinoamericanas, es común que la gente se salude de mano y se abrace al comenzar y/o al terminar una reunión, siempre y cuando ya haya suficiente confianza. La tarjeta de presentación se da y recibe en la mano, al igual que el dinero. La presentación personal es formal y es tiene un peso importante en la toma de decisiones.

En la cultura estadounidense, la gente puede o no dar la mano, los espacios vitales son más grandes y no se acostumbra dar abrazo. La tarjeta de presentación se da en la mano o se pone sobre la mesa. La gente procura vestir de modo casual de negocios con excepción de las personas que trabajan para compañías financieras.

En culturas europeas, la gente en la mayoría de los casos no da la mano, los espacios vitales son grandes y no se da abrazo. La tarjeta de presentación se puede dar en la mano o poner encima de la mesa. La gente va directo al tema que se debe tratar en cuestión y no hay introducciones para “romper el hielo” como se acostumbra en la cultura latinoamericana. La presentación personal no es importante.

En culturas asiáticas, los espacios vitales son más cercanos entre personas pero no necesariamente hay saludo de mano. Éste lo inicia la persona de mayor rango siempre y cuando así lo quiera. No hay abrazo. La tarjeta de presentación se da con las dos manos y se recibe igual. La presentación personal no es importante y no influye en la toma de decisiones.

En culturas africanas, se acostumbra saludar de mano y los espacios vitales son cercanos como en las culturas latinoamericanas. En las reuniones de trabajo no importa tanto llegar tarde pero es grave irse temprano así como faltar. Se acostumbra romper el hielo y hacer bromas para hacer sentir todos en confianza. La presentación personal es conservadora pero no es lo más importante.

En países de Oceanía, se saluda de mano pero no se abraza, y menos en público. Las juntas de trabajo tienen una corta duración y son concretas, por lo que se debe evitar hacer introducciones muy largas. La presentación personal es tradicional y es importante.

Tener y desarrollar un comportamiento profesional a la altura de tu puesto, te puede abrir puertas o cerrar puertas para siempre. La decisión y responsabilidad es de cada quien.

Anuncios

, , , ,

Deja un comentario