Poner el ejemplo

Morelia y Cruz Azul protagonizaron el día de ayer uno de los episodios más violentos del fútbol mexicano. Una riña en donde nadie, dicen, tuvo la culpa pero todos son culpables. Sí, todos…

La imagen pública y reputación de un club de fútbol debe estar sustentada en valores y en acciones que alimenten su trayectoria. En México, al menos por lo que vemos en la cultura empresarial, mucho se ve la cultura del “bomberazo” y la poca capacidad de reacción cuando pasan por una crisis. Lo mismo sucede en el fútbol.

Es evidente que los clubes mexicanos carecen de una total capacitación en temas de imagen pública y relaciones públicas. No saben qué hacer ni que decir cuando pasan por situaciones difíciles, y cuando intentan reaccionar el tiempo ya les ha cobrado factura.

Para otros clubes de fútbol en el mundo, es imperdonable ver algo como lo que sucede en el fútbol mexicano. En ellos es más evidente el trabajo que hacen fuera de cancha en los temas anteriormente mencionados y TODOS –jugadores, cuerpo técnico, presidente, trabajadores- saben cómo manejar una situación que quizá podría acabar en una tragedia.

En México lo que pedimos todos los aficionados, son acciones a corto plazo, ejemplos y decisiones trascendentales por el bien de nuestro fútbol y que no solamente tengan que ver con suspensiones, multas y otros castigos ridículos. Pedimos acciones con más firmeza y dureza, así como se deje de consentir tanto al futbolista.

Yéndonos del hecho más grave al menos de lo que vimos ayer en Morelia, primero, sugiero suspender de POR VIDA a José de Jesús Corona portero del Cruz Azul y de la selección mexicana.

Segundo, sugiero suspender de POR VIDA, al preparador físico de Monarcas Morelia Sergio Augusto Martín por su conducta y agresión en el campo de juego.

Tercero, sugiero suspender de POR VIDA, la entrada a un estadio de fútbol, al aficionado que entró a la cancha a “saludar” a Gerardo Torrado.

Cuarto, sugiero ponerle un veto de dos partidos al estadio Morelos del club Monarcas Morelia.

Quinto, sugiero suspender con cinco partidos a Christian Giménez, Isaac Romo y Miguel Sabah, así como que paguen una ejemplar multa económica y hagan servicio comunitario.

Poniendo el ejemplo con acciones como las anteriores, quedará un buen antecedente para que el jugador tenga un mejor comportamiento dentro de la cancha.

Ya sabemos que a los clubes, a los dueños y a la Federación Mexicana de Fútbol es mucho pedirles y son incapaces de trabajar en pro de su imagen pública y reputación.

¡Pobre México! tan ajetreado que está con tanta violencia y ahora el fútbol también muestra signos de putrefacción.

Anuncios

, , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: