Archivos para 25 septiembre 2012

El inicio de la “crisis” de los Packers

Green Bay Packers y los Seattle Seahawks protagonizaron uno de los “Monday Night Football” más polémicos en la historia de la NFL.

Perder en el último segundo del partido debe ser frustrante y más por una desafortunada decisión arbitral que afecta a tu equipo. Pero hay de derrotas a derrotas y pienso que Green Bay perdió algo más que un partido.

Los rostros de los jugadores y entrenadores del equipo de Wisconsin lo decían todo, y delataban su impotencia. Un error de los árbitros había sido el detonador del inicio de una crisis innecesaria para los Packers.

Las entrevistas posteriores al partido evidenciaban la falta de mensajes claros y consistentes que no dañaran su imagen deportiva y espíritu competitivo, así como la incapacidad de algunos de sus jugadores por manejar una situación así.

T.J. Lang, un defensivo que en Twitter dice ser el mejor, dio gala en esta red social de su temperamento al mostrar su ira en contra de los árbitros del partido. Sus comentarios “regaban gasolina” con la peligrosidad de que en cualquier momento viniera una explosión, con repercusiones serias e irreversibles en su reputación y en la de su equipo.

Su primer comentario parecía dejar todo ahí pero su falta de visión e irresponsabilidad como figura pública, fueron perjudicando cada vez más su imagen y la de su equipo.

Pese a que el coach Mc Carthy y Aaron Rodgers ya le habían dado la vuelta a la página y habían dicho que fue una experiencia horrible y desagradable, T.J.Lang continúo sus ataques hacia la NFL, y nadie parecía detenerlo.

Su segundo comentario empeoraba más la situación y mostraba su corta visión esperando solamente un multa económica por sus declaraciones, alegando que eso serviría para pagar a los árbitros.

Las cosas subieron de tono y ahora desvió sus ataques a los jugadores y entrenador de Seattle, diciendo que tienen cero integridad y que deberían sentirse avergonazados.

T.J. Lang estaba originando una crisis innecesaria en un mal momento anímico para Green Bay y su irresponsabilidad le podría costar algo más que una suspensión económica, además de dañar directamente a su equipo.

En la medida que un equipo orqueste mejor sus mensajes de comunicación tanto en entrevistas en televisión o en redes sociales, más hábil será de manejar una crisis y cuidar su reputación deportiva.

Anuncios

, , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

¿Qué hiciste “Turco” Mohamed?

El “Turco” Mohamed está en aprietos. Tiene a su equipo Xolos de Tijuana en primer lugar de la Liga Mx y dando una imagen sorprendente.

Aquel jugador polémico de Toros Neza que se pintaba el cabello, con ligero sobrepeso y zapatos colorados, encontró en la imagen deportiva el engrane perfecto para su éxito deportivo, al menos en México.

La esencia del “Turco” es creativa, inquieta, es todo un personaje que rompe con los moldes de un entrenador conservador. Con sólo observar su vestimenta, cabello levantado, aretes, su imagen en pocas palabras, uno no confiaría tanto en él.

Pero las apariencias engañan. Mohamed ha sabido equilibrar su personalidad a la de Xolos de Tijuana, sabiendo que sus éxitos deportivos como jugador no le asegurarían lo mismo como entrenador, y esa es una virtud que muy pocos directores técnicos logran tener.

La imagen deportiva requiere disciplina y constancia, ya que los resultados no llegan por si solos. Más allá de depender solamente de charlas motivacionales, un equipo o institución funciona en la medida que sus integrantes se comprometan y para ello la figura del entrenador es vital. Es el primero que tiene que poner el ejemplo.

Y si el entrenador proyecta la imagen de ser testimonio de disciplina, esa misma actitud va a permearse en sus jugadores, más allá de la personalidad de cada uno.

Cuando el equipo está por encima del ego de los jugadores y no al revés, se puede construir un prometedor futuro con base en directrices. ¿Qué hacer? ¿Qué no hacer?, reglamento del equipo, comportamiento en ruedas de prensa, dentro de la cancha y fuera de ella, etc.

Pero no todos los clubes son iguales y funcionan igual. Hay equipos en los que la disciplina es muy importante y para otros lo menos importante. Y eso se observa a simple vista. No se le puede pedir lo mismo a un club de barrio que al de una de ciudad. Depende mucho de la personalidad de la institución que representan pero el desarrollo en materia de imagen deportiva puede estar a la par.

El “Turco” Mohamed no sólo tiene el reto de mantener la imagen sorpresiva y la disciplina de sus Xolos, sino de confirmar que este gran momento es más que una buena racha.

Si así es, habrá triunfado la capacidad de adaptar su personalidad a la de su equipo, y la imagen deportiva de ambos será constante.

, , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

How Julio Cesar Chavez Jr. can rebuild his image?

A sport can be seen as a game but the sports image couldn´t. Building a reputation, is one of the most complex things in world. This is job would not be responsibility of family, friends or managers, experts should manage it.

Julio Cesar Chavez Jr, not only lost his last fight against “Maravilla” Martinez, he lost the fight of his life and career. His recent doping harmed his sports reputation and everything he built over the years is destroyed.

Planning and not reacting, is the best way to act in benefit of the sports image of athletes. Is unthinkable for top athletes to believe that they don´t need it because they would never going to be in a crisis like this.

The power of sports image is huge. There are many ways to salvage it doing a careful image analysis to improve or change opinions about an athlete.

Some solutions to Julio Cesar Chavez Jr. to rebuild his image are:

1. Make a press conference to show a regretful attitude. He has to focus his messages only in his attitude.

2. Demonstrate what he learned by consuming marijuana and his commitments to rebuild his career.

3. Absence of public appearances for a few months.

4. Increase his social responsibility efforts donating time and money to institutions which rehabilitate people from drugs.

5. Change his appearance shaving his head, strengthen his body and keeping his current weight, will be the ideal indicators of his changes.

If he does this, he would rebuild his young and promising career, and this bitter episode in his life will be forgotten.

A new “Chávez Junior” will be back. And he will be more committed, serious and aggressive, and this will make people forget his current sports image that is now burned.

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

¿Cómo puede reconstruir su imagen Julio César Chávez Jr.?

Un deporte puede ser visto como un juego pero la imagen deportiva jamás lo será. Construir una reputación es una de las tareas más complejas que existen, por lo que esa tarea debe ser responsabilidad de expertos y no de la familia, representantes o amigos del atleta.

Julio César Chávez Jr. no sólo perdió la pelea contra el “Maravilla” Martínez sino también la pelea de su vida y de su carrera profesional. Todo lo que había construido durante años, cobijado con el nombre de su padre y la proyección que su prestigio le daba, lo tiró a la basura al ser confirmado positivo su dopaje.

Mucho se ha insistido con atletas que la mejor manera de actuar a favor de su imagen deportiva es con anticipación y no reaccionando. Tener la mentalidad de “a mi nunca me va a pasar esto o aquello”, es algo que es impensable para un atleta de alto rendimiento.

El poder de la imagen deportiva es extenso, ya que siempre existen maneras de rescatar algo de lo que se ha perdido a través del análisis cuidadoso para mejorar y/o cambiar las percepciones del público sobre un atleta.

Algunas soluciones para que Julio César Chávez Jr. recupere su imagen:

1. Hacer una conferencia de prensa donde muestre una actitud arrepentida y sus mensajes estén enfocados solamente a eso.

2. Demostrar los aprendizajes por haber consumido marihuana y sus compromisos sinceros para reconstruir su carrera.

3. Ausentarse algunos meses de toda aparición pública.

4. Incrementar sus esfuerzos de responsabilidad social donando tiempo y dinero a instituciones que rehabilitan a jóvenes de las drogas.

5. Dinamizar su aspecto físico. Raparse y marcar más su cuerpo, manteniendo su peso, serán buenos indicadores del cambio que está haciendo.

De esta manera, la opinión generalizada sobre su dopaje positivo se revertirá y quedará como una anécdota más en su corta y prometedora carrera.

Un nuevo “Junior” va a volver. Mucho más comprometido, serio y con más agresividad, y su imagen deportiva nos hará olvidar su versión actual que ya está quemada.

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

La imagen siempre polémica de Joserra

En el periodismo deportivo no solamente se puede vivir del elogio y del aplauso. Es quizá uno de los trabajos donde más se está expuesto a la crítica constante y a ganarse aficionados que te amen o te odien.

José Ramón Fernández es el periodista mexicano con la imagen más polémica en nuestro país. Nos caiga bien o mal, cada vez que habla capta nuestra atención y oídos.

Hombre de estatura baja, aspecto tranquilo e indefenso, ha sabido ser leal a su esencia de persona y llevarla a su trabajo como periodista. Un terreno en el que no todos se atreven a ser auténticos.

En términos de imagen, ha desarrollado una estrategia constante, proyectando una personalidad dura, fría, a veces exagerada en su crítica, con un estilo único y diferente que le ha dado credibilidad.

Joserra ha tenido la virtud de crear antagonistas con gran facilidad pero no cualquiera es su antagonista. Esta fórmula le permitió revolucionar la forma de hacer televisión y de construir su camino como un referente del periodismo en México.

Posicionarse como el más “antiamericanista” del país o ser el crítico número uno de Hugo Sánchez cuando jugaba en España y era figura, fueron motivos que le hicieron ganar buen raiting a su programa de todos los domingos, Deportv, que se transmitió durante décadas por Televisión Azteca.

Supo alejarse de la etiqueta de ser un “comentarista – porrista” de la Selección Mexicana de Futbol, y se aferró a criticar con dureza al equipo tricolor, lo cual dividió a los aficionados en dos bandos principales, los que apoyan, pese a las derrotas, y los que no apoyan, aunque se gane.

La identidad perdida de los aficionados hacia un equipo o a la selección mexicana, la revirtió en términos de “amor-odio”, con lo cual muchos definieron su lealtad o hasta cambiaron de equipo por miedo a la crítica.

Algo que se le señala mucho es su amor incondicional por la selección de España, así como por el Real Madrid. Y ganen o pierdan alguno de los dos, sus comentarios son positivos, lo cual sorprende, ya que parece enviar más un mensaje de estar más identificado con España que con México.

Esa imagen de ser directo, soberbio, negativo, de verlo todo mal, y criticar, provoca y “pica” a la afición, lo cual le ha dado resultados, al nivel de crear “escuela”.

Durante años ha formado a otros comentaristas y ha influido en otros más, quienes han intentando copiar su estilo, como si quisieran repetir la receta de una fórmula mágica.

Pero ese no es el camino. Cuando una personalidad se ve “forzada” claramente, no logra convertirse en un líder de opinión, ya que no supo guiar los esfuerzos de su imagen para ser visto como alguien diferente que tenga las mismas ganas de “revolucionar” el periodismo mexicano.

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Ibrahimovic´s bipolar image

Zlatan is a player of contrasts. Light or plenty of shades. Sometimes he remembers us his talent and gives us a pleasant and authentic lesson of football, but other times, he does not remember himself.

This “giant” born in Malmo, Sweden has qualities, style and personality, and courage, vision and security that make him a different player. In football recognize these outstanding players is complicated.

With all the magic that emerges from his boots, Ibra traps, surprises and make us adore him. He lifts and then dropped us from the top to meet with his other “face”, the “dark” side of his personality.

For football players become increasingly necessary to balance their soccer skills with their personal skills. When one of this is superior, there is an answer in our minds that cause us confusion.

This is exactly the case of Ibrahimovic. His football skills are beyond his personal abilities. He distorts the image that leaves on the field and the memories of their actions do not remain for a long time in our minds.

Playing for different clubs, he caused the same effect with his image. Fans get so excited and begin to see him with eyes of idol, but suddenly he changes his team, and all the fantasy is over.

One year he plays in a team and the next is playing for the rival team. He does not identify with the club, and do not show love and royalty to a team. He is just there.

When he plays for his country something similar happens, but in a different scale. He disappears, especially, when he is needed more. Never seen taking a leadership role or encouraging their teammates to catapult Sweden to a superior position that improves its position in international tournaments.

Those are the reasons why Ibrahimovic projects a bipolar image. His greatest weakness is in his attitude more than in his football skills. With the same transparency like a glass, he reflects this attitude in his body language.

Imagine if we gave life to football, and we copy the same attitude of Ibrahimovic. It would be so bipolar that perhaps deserves a match of 10, 90 or 150 minutes duration. Football and its protagonists should not be like that.

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

La imagen bipolar de Ibrahimovic

Zlatan es un jugador de contrastes. Mucha luz o mucha sombra. Por momentos se acuerda de su grandeza y nos regala un futbol exquisito y auténtico, pero en otras ocasiones, parece no acordarse ni de él mismo.

Cualidades, clase y personalidad, le sobran al gigante nacido en Malmo, Suecia. Valor, visión y seguridad lo hacen ser un jugador distinto. Y en el futbol distinguirse hoy en día, es complicado.

La imagen de Ibra atrapa, nos sorprende y nos encanta con toda la magia que se desprende de sus botines. Nos eleva y después nos deja caer de lo más alto al conocer su otro lado, la parte “oscura” de su personalidad, esa que debería de mantener más en el misterio y le hace perder la etiqueta de perfecto.

Para el futbolista cada vez se vuelve más necesaria desarrollar la habilidad de equilibrar sus habilidades futbolísticas con sus habilidades personales. Cuando unas le ganan a otras, en nuestras mentes se produce una respuesta que nos provoca confusión.

Ese es justamente el caso de Ibrahimovic. Su talento futbolístico está por encima de sus habilidades personales. El temperamento supera y distorsiona esa imagen que deja en la cancha y hace que los recuerdos de sus actuaciones no permanezcan mucho tiempo en nuestras mentes.

El mismo efecto de su imagen lo provoca en los clubes donde ha jugado. Los aficionados se entusiasman tanto con él y lo comienzan a ver con ojos de ídolo, pero de repente cambia de equipo y toda esa fantasía se acaba.

Lo increíble del caso es que un año lo podemos ver jugando en un equipo, y al siguiente lo podemos ver jugando para el máximo rival del equipo. No está identificado con el club, ni demuestra amor y lealtad, él simplemente está ahí.

Cuando juega para su país sucede algo parecido pero a otra escala, ya que por momentos desaparece y, sobretodo, cuando más cuando se le necesita. Nunca se le observa tomando el rol de líder, o motivando a sus compañeros para catapultar a Suecia a otro nivel y mejorar su posición en torneos internacionales.

Por eso, Ibrahimovic proyecta una imagen bipolar. Es un jugador cuyo defecto mayor está en el querer más que en el poder, porque de eso último no hay duda. Su actitud parece doblegarlo y refleja en su lenguaje corporal, casi con la transparencia de un cristal, que simplemente no quiere.

Imaginen si le diéramos vida al futbol y si éste copiara la actitud de Ibrahimovic. Seguramente sería tan bipolar que diría, hoy quiero que dure un partido diez minutos, mañana noventa, pasado mañana 150. El futbol no puede ser así, mucho menos sus protagonistas.

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario