Archivos para 8 noviembre 2013

La imagen del “Potro” Gutiérrez

A lo lejos se escuchaba su trote. Pocos imaginamos que la llegada de este “Potro” a la meta de los éxitos llegaría muy pronto…

Aquel melenudo jugador del Atlante, América, León y Selección Nacional destacaba por su carácter combativo y liderazgo en la cancha. No se metía en problemas y mostraba respeto por todos. Sus declaraciones nunca pusieron en riesgo su carrera profesional y en el ocaso de su carrera ya había colocado los ladrillos para construir su futuro cerca del fútbol, como director técnico.

Como entrenador su perfil es discreto. Su actitud comunica que no le interesa el protagonismo y llevarse los créditos. Una persona sencilla y humilde, un motivador que rompe con la imagen soberbia de la Federación Mexicana de Fútbol a la que le trae luz en tiempos de oscuridad.

Su vestimenta de estilo tradicional lo proyecta con seriedad, confianza y conocimiento. Cabello peinado hacia atrás y barba de candado lo hacen ver con experiencia aunque la combinación de colores le dan un toque juvenil a su atuendo.

Lo grande que le queda la camisa parece ser un detalle que no le importa tanto como el que su corbata sea moderna y versátil, lo cual lo aleja de aquella imagen arcaica de entrenador de viejas ideas, cerrado al cambio, que repite fórmulas o copia éxitos y no deja de aferrarse al pasado.

Raúl Gutiérrez ha sabido mantener y controlar los mensajes de su imagen deportiva. Respeta quien es, conoce a su público y sabe qué necesitan de él y se lo comunica con vehemencia.

No culpa al pasado, no se queja de la falta de apoyo. Ha roto con la historia y con la imagen de victimismo del jugador juvenil mexicano, quien ahora se maneja en la cancha más activo que reactivo, es decir, ya no se engancha, no golpea si lo golpean; las adversidades se convierten más en un reto por superar que un problema imposible de enfrentar.

El Potro está a unos días con la posibilidad de convertirse en el mejor entrenador de selecciones nacionales y lo seguimos viendo humano, con los pies en la tierra, empático y consciente de que el trabajo duro es uno de los caminos más seguros al éxito.

, , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Cuando el deporte es visto sólo como un negocio

Imagen

El deporte está lejos de su esencia. Lo han disfrazado y maquillado; es un “frankenstein” que satisface el apetito feroz de personas que buscan beneficiarse económicamente a toda costa.

Las luces de alarma se encienden. Las llamas de este incendio amenazan con destruir todo lo que encuentre a su paso y puede dejar heridas profundas que impacten en la credibilidad del deporte.

En el deporte, hoy todo es vender. Todo es comercializar. Hoy da la impresión de que sus objetivos están centrados en el dinero por encima de cualquier otra cosa. Atrás ha quedado el deporte que proyectaba como mensajes principales la promoción de la actividad física, el desarrollo físico y mental así como gozar de una óptima salud.

A manera de ejemplo: Hoy el niño no quiere ser futbolista por hacer deporte. Quiere ser futbolista para ser rico, gozar de fama y lujos, hacer uso de su libertad porque está “joven”. Este mal enfoque hoy en día lo vemos reproducido en diversos escenarios futbolísticos y la balanza comienza a tener más peso del lado de cuánto le va a dejar.

Es obvio que el deporte necesita de recursos económicos para sobrevivir. Es obvio que algunos resultados se dan gracias al dinero, pero, también es obvio que no lo es todo. Casos como los de los niños triquis, atletas olímpicos que con pocos recursos logran triunfos y medallas, o equipos con menor presupuesto que hacen grandes campañas y hasta logran campeonatos, son hechos contundentes.

La imagen que comunica el deporte en la actualidad es de soberbia, avaricia, impasibilidad. Pocas fortalezas se observan en realidad.

Deporte, sacúdete. Modifica la imagen que estás proyectando porque ya no es tan fácil engañar a la gente con esa idea de “hacer espectáculo”.

Hay que equilibrar bien los esfuerzos, hay que balancear las prioridades, es necesario redefinir objetivos en donde el aficionado no vea abusos y obsesiones por su dinero y que todos los que forman parte de la industria deportiva no den una impresión de conformismo porque tiene un sueldo elevados, sus prestaciones y bonos son descarados y que los lujos los inflen de más.

, , , , , , , ,

Deja un comentario

La imagen del “Big Papi”

ImagenEs el señor octubre. Es el hombre que se robó la noche de grandes ligas como el jugador más valioso. Es la imagen deportiva que no renuncia a su espectacular estilo.

El es David Ortiz. Un jugador cuya vestimenta comunica libertad y rompe con lo convencional. La fortaleza de su apariencia física es la individualidad y sobretodo la originalidad.

El “Big Papi” proyecta una imagen deportiva contrastante en la que siempre quedan al descubierto sus emociones. Al hablar en conferencias de prensa luce lento y agotado al adoptar una postura caída y tener un discurso pausado.

A Ortiz le gusta ser el centro de atención y comparte sus mensajes de comunicación en los que busca ser percibido más influenciable.

Él es David Ortiz, él es el Big Papi, una identidad deportiva tan original que no tiene copias.

, , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario