Archivos para 3 junio 2015

Análisis de la imagen de la FIFA  

fifa

Seis días después de haberse reelegido como presidente del máximo organismo de futbol y, en medio de una profunda crisis y casos de corrupción, se fue Joseph Blatter de la FIFA.

Desde hace tiempo, la imagen y el nombre de la FIFA se asoció más a corrupción que a cualquier otra cosa y esta percepción negativa salpicó también a las federaciones, impactando directamente en su credibilidad.

Llama la atención que en todo este tiempo la FIFA, con todo el poder que tiene, no investigó nunca la imagen que se tiene sobre ella y mucho menos midió y controló los mensajes que estaba proyectando en momentos críticos.

La construcción de la imagen de la FIFA se hizo mal desde un inicio al darle más peso al negocio por encima del deporte. Como eje rector no puedes transmitir a tus integrantes que ese el camino. Resulta grosero ver la manera en cómo sus directivos obtenían ganancias como fuera.

La FIFA, sabiendo de sus errores y que no era tan buena como nos hacía creer, se proyectó con rostro angelical tratando de tapar y maquillar la corrupción con obras benéficas, mensajes de unión y solidaridad de los pueblos, así como interés en su desarrollo.

La intención era buena, el fondo no, pero lamentablemente nos engañaron. Tomaron como rehén el deporte que amamos y se aprovecharon de su potencial para hacernos creer una realidad que no era cierta.

¡Ojo, federaciones!

Las federaciones no pueden lavarse las manos y señalar a la FIFA como el gran villano, también ellas son cómplices de estos sucios y malos manejos que arruinan el espectáculo en beneficio de unos cuantos… Percepción es realidad.

Los países miembros de la FIFA tienen que investigar de manera periódica la imagen que se tiene sobre ellos; demostrar capacidad de reacción para manejar diferentes crisis y no esperar a que exploten para ahora sí tomar cartas en el asunto.

El reto para que el máximo organismo de futbol mundial reposicione su imagen luce complejo, más no imposible. Hay que pasar de las palabras a las acciones, pero en serio, comunicarlas con credibilidad y transparencia, siempre apoyándose en la identidad y los valores para ir restaurando poco a poco la confianza.

Deja un comentario