Entradas etiquetadas como imagen pública

Las decepciones mexicanas de Londres 2012 y su manejo de imagen

Los Juegos olímpicos de Londres 2012 y la cosecha de medallas para nuestro país nos dejó una imagen de alegría y de sorpresa. Los deportistas mexicanos que menos imaginamos que ganarían medallas lo lograron con base a su mentalidad, trabajo, esfuerzo y lucha.

Ganar una medalla viste y baña de gloria su imagen deportiva, y su reputación se alimenta un buen tiempo de este gran éxito, aunque, lamentablemente, no se puede vivir para siempre de haber ganado una o más medallas.

Sin embargo, no ganar una medalla puede mermar en la actitud del atleta y de inmediato hacer que se proyecte una imagen de frustración y decepción, más cuando un país entero tenía altas expectativas de que esa medalla era casi segura.

Quizá de la que más se esperaba era de Paola Espinosa, así como de Yahel Castillo en sus pruebas individuales de clavados, pero también nos quedaron a deber Alejandra Valencia y Juan René Serrano en tiro con arco, Daniel Vargas, Arturo Malaquías y Carlos Cordero en maratón, así como los atletas que participaron en caminata y box, deportes donde México hace unos años era potencia.

¿Qué sigue ahora para los deportistas después de no ganar medalla?

Este es un momento vital para el atleta para tomar de decisiones y de pensar en el futuro de su imagen deportiva en un corto, mediano y largo plazo.

Buscar un retiro o desaparecer de la escena deportiva, no sería lo más conveniente para sus carreras. Si se decide continuar, los esfuerzos tienen que enfocarse en una preparación mucho más consciente, intensa y dispuesta a superar lo hecho anteriormente.

Si no se quiere continuar, por qué no pensar en preparar a futuras generaciones y explotar más su branding deportivo con su página web, blogs, impartir conferencias, escribir libros o compartir el conocimiento con futuras generaciones. Muchos optan, y pareciera que es su único camino, por ser comentaristas de televisión o actrices pero por qué no ir más allá y hacer que su nombre, su marca, sea mucho más permanente.

Algo que también comienza a verse con etiqueta de urgente para los atletas, es capacitarse en media training para que tengan un manejo mucho más cuidadoso de lo que comunican verbal y no verbalmente en conferencias de prensa o entrevistas.

Recientemente, Paola Espinosa en una entrevista, a su llegada de Londres, la cuestionaron sobre cómo consideraba su participación en los pasados Juegos olímpicos, y por carecer de mensajes claros a comunicar, se le pasó la lengua al decir que “las críticas no le importaban”

Esta actitud evidenció soberbia y reflejaba que no sabe dónde está parada, lo cual, aunque no es un hecho grave, puede dañar su imagen deportiva, sobretodo porque se ha proyectado como una mujer carismática.

Un atleta debe ser autocrítico con su desempeño y en sus mensajes, y no decir nada más, porque decir que no le importa lo que digan, automáticamente está diciendo que sí le importa.

A cuatro años de los Juegos olímpicos de Río de Janeiro, la imagen deportiva de los atletas mexicanos debe fortalecerse y deben trabajar en ella con dedicación y cuidado, pensando en un largo plazo.

Tratar de vivir de una medalla o más medallas para siempre no es suficiente, pero reconocer y trabajar en sus áreas de oportunidad, hablar más de sus fortalezas personales, formar a futuras generaciones, tener mejores mensajes para entrevistas o conferencias de prensa, hará que la imagen deportiva sea permanente y que muchos quieran alcanzar esos mismos niveles.

, , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

La imagen que dejó Londres 2012

Y sí, Londres no podía despedir sus Juegos olímpicos sino fuera con los exponentes musicales que han vestido de gloria a la isla británica.

En la clausura de esta grandísima celebración olímpica pudimos ver desde Madness, pasando por los Pet shop boys, George Michael, Fat Boy Slim, Spice girls, Oasis, Muse, hasta de The Who, entre otros, quienes con buenas interpretaciones y canciones históricas, aquellas que han marcado a miles de generaciones, cerraron el telón de una competencia que ahora nos provoca nostalgia.

Londres no tenía otra opción más que recurrir a su identidad y esencia como país, y en su música está una de sus grandes fuerzas.

Sin embargo, las opiniones sobre estos Juegos olímpicos han sido encontradas. A algunos les gustó, a otros no, unos pensaban que se hubiera podido explotar más aspectos históricos del país pero quizá no hubieran sido tan espectaculares.

En el terreno deportivo nos deja un buen sabor de boca a muchos haber sido testigos de las hazañas de Michael Phelps y Usain Bolt, y el coraje, la determinación, la fortaleza y valentía de atletas desconocidos que intentan abrirse camino para inscribir sus nombres en la historia olímpica.

México dejó una imagen sorpresiva. 7 medallas conseguidas, 1 de oro, 3 de plata y 3 de bronce. Rompe con el pronóstico y comienza a destacar en disciplinas donde antes no aparecía como fútbol, tiro con arco, aunque es cierto que en otras se ha ido apagando como en el atletismo.

Pero seguramente lo que muchos mexicanos nunca olvidaremos de estos Juegos Olímpicos, es la medalla de oro conseguida en fútbol frente a la selección de Brasil, y observar el esfuerzo, concentración y ganas del “Tri olímpico” coronándose en la catedral del fútbol inglés, el mismísimo Wembley.

Londres vivió sus primeros Juegos olímpicos en las redes sociales y tuvo que poner reglas estrictas para que no acabar con el espíritu olímpico, y en las cuales tres atletas (Papacristou de Grecia, Morganella de Suiza y Silva de Brasil) mancharon su imagen deportiva con comentarios desafortunados y quedaron expulsados.

La imagen de Londres también se vio fácilmente vulnerada con una pésima planeación para el manejo de conflictos, y que contrasta con la forma de ser tan cuidadosa de los ingleses.

Todavía no comenzaban los Juegos olímpicos, y en el partido de Colombia – Corea del Norte, habían confundido la bandera de ésta con la de Corea del Sur, motivo que causó molestia en las jugadoras del país asiático.

Butacas vacías en competencias donde aparentemente todo estaba vendido, fue uno de los primeros golpes que evidenciaron la lentitud de los organizadores de Londres 2012 para manejar situaciones como éstas.

Otro hecho para destacar es la presencia misteriosa de una mujer que vestía con suerte rojo y pantalones verdes con la representación de la India, en plena inauguración de la justa olímpica.

O la “trampa” de las jugadores chinas de badmington por no querer ganar sus partidos, con tal de tener cruces frente a rivales más sencillos, o los errores admitidos de los jueces en el partido de esgrima entre la coreana Shin A Lam y la alemana Heidemann que finalmente terminó por eliminar a la asiática, y en gimnasia artística en donde sí rectificaron ante las reclamaciones de la delegación japonesa y ésta se quedó en el segundo lugar dejando a Ucrania sin presea.

Estos precedentes que dejaron los Juegos olímpicos deben servir para confeccionar un manual de crisis mucho más completo, y en donde se vea la habilidad del comité organizador por solucionar los problemas que, en caso de no controlarse como se debiera, podrían lastimar seriamente la imagen de esta competencia.

Vamos a extrañar a Londres, sin duda. El estadio olímpico, el estadio de Wembley, el Centro Acuático, la North Greenwich arena, el río Thames, sus edificios, calles, los guardias del Palacio real, su gente, pero lo que nunca olvidaremos son los exponentes y la música del Reino Unido, que retumbará en nuestros corazones y mente por mucho tiempo, y nos traerá grandes recuerdos de nuestros deportistas mexicanos.

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

¿Qué hizo el “Tri olímpico” para cambiar su imagen?

No hay deporte que agite más las emociones de los mexicanos como el fútbol. Es quizá el mejor termómetro que mide las esperanzas o frustraciones de miles de personas que día a día soñábamos con verlo en una final de una competencia oficial de carácter internacional.

Esa imagen ideal que acaba de alcanzar al llegar a la final de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, nos sorprende a varios. Es cierto, a unos deja callados, a otros provoca, pero a otros más entusiasma con darnos muchas más alegrías.

El Trí olímpico retó a su historia y logró vencer a los fantasmas que amenazaban su éxito. El pensamiento y sensaciones de sentirse menos, el miedo evidente cuando jugaba frente a grandes rivales, buscar culpables en la derrota, mostrar una actitud temerosa en partidos importantes o renunciar al triunfo cuando se va perdiendo, han quedado atrás.

Desde el punto de vista de la imagen deportiva, este cambio de imagen llegó cuando los equipos juveniles fueron campeones el mundo. Ahí se descubren como un equipo con potencial y capaz de seguir escribiendo grandes hazañas e historias.

Y con ello vino un cambio de mentalidad, de creer en si mismos y comprometerse. No importa que jugadores están sino cómo lo hacen los que están, con sus virtudes y defectos, pero también requiere del liderazgo para administrar talentos de un técnico como Luis Fernando Tena que justamente proyectaba una imagen de temor, poca autoridad y lentitud para tomar decisiones, pero que ahora ha cambiado esa percepción negativa.

El equilibrio y comunión entre jugadores y técnicos se conjuga con una estupenda labor de otros especialistas, preparador físico, utileros, masajistas, cuerpo técnico, etc. que en suma hacen que el equipo transmita más credibilidad.

Ahora los escándalos y faltas de disciplina, y que anteriormente mermaban en el accionar del equipo, han disminuido. Siguen existiendo algunas fugas y pequeñas alertas pero que afortunadamente pueden ser controlables.

Si México se corona o no como campeón olímpico, tendrá la difícil tarea de mantenerse en esos niveles de grandeza, transmitiendo gran seguridad y confianza como lo ha hecho hasta ahora, y a los que los aficionados estamos comenzando a acostumbrarnos. Dar un paso atrás o caer en actitudes pasadas sería un golpe letal en su reputación e imagen deportiva.

Esta imagen que nos está transmitiendo hoy el Trí olímpico es un claro mensaje a todos los mexicanos. México tiene que cambiar su realidad interior para mejorar su percepción exterior, ya no vale quejarse, señalar culpas y errores de otros, para evadir responsabilidades.

Es tiempo. México con la grandísima demostración que ha dado en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, tiene en sus manos el mejor momento como país para mejorar su imagen, sólo falta, también, nuestro compromiso.

, , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Twitter, el verdugo de la imagen de los atletas en Londres 2012

La imagen deportiva nunca antes se había visto tan amenazada de manera tan constante como ahora con el surgimiento de las redes sociales.

Ahora las palabras pueden ser usadas en contra del deportista y llegar hasta niveles mayores de dañar seriamente la imagen de la federación, deporte o el país que representa, además de la propia.

Durante esta justa olímpica, resulta increíble como han ocurrido situaciones similares en esta red de manera casi consecutiva. Pareciera que el dicho de “cuando veas la barba de tu vecino cortar, pon la tuya a remojar”, no está surtiendo efecto.

Twitter cobró a su primera víctima con la atleta griega Papachristou, quien hizo un comentario “gracioso”, pero que se percibió racista, contra los inmigrantes africanos, haciendo referencia a la alarma que saltó en Grecia por un virus proveniente del Nilo y diciendo que los mosquitos tendrían comida casera con ellos, con lo que quedó expulsada de la justa olímpica.

Días después, el suizo Michel Morganella hizo otro comentario similar de muy mal gusto, refiriéndose a los futbolistas surcoreanos que horas antes le habían ganado a su selección en futbol, comentando que él había destrozado a todos los coreanos, que se fueran al demonio y que son una pandilla de retrasados, motivo que le marginó de la actual competencia.

Y recientemente, el verdugo tocó la puerta de la judoca brasileña Rafaela Silva, quien respondió a diestra y siniestra las críticas recibidas en Twitter, hasta el grado de insultar a un usuario llamándolo “hijo de puta” y provocar la “ira” de miles más.

Los hechos son alarmantes y preocupantes. La imagen de un atleta que está en la mira del mundo previo y durante a unos Juegos Olímpicos, debe corresponder a los valores, conducta y espíritu que se espera de ellos en la competencia, por lo que cuando hace lo contrario, de inmediato la imagen que transmite es incoherente y su reputación es fácilmente vulnerable.

¿Qué hacer si ya dañó su imagen?

El atleta debe adoptar una visión que le permita ver más allá e imaginar todo tipo de problemas a los que pudiera verse expuesto. Es mejor planear lo peor y saber cómo reaccionar antes, durante o después a favor de la imagen deportiva, que no hacer nada como se ha visto hasta ahora.

A veces se piensa que el tiempo olvidará lo hecho pero eso es un pensamiento erróneo. La imagen deportiva se ha fracturado y necesita recuperarse. ¿Por qué no pensar en hacer campañas sociales?

Imaginen que podamos ver a la atleta griega que habló en sentido despectivo contra las africanos, ayudándoles a construir casas o pagando medicamentos para combatir la epidemia que ha brotado en el país helénico.

O que podamos ver al futbolista suizo Morganella, trabajando en asociaciones con niños o jóvenes coreanos, obsequiándoles juguetes o boletos para el cine, o a la judoca brasileña Silva ofreciendo disculpas y organizando pláticas motivacionales a jóvenes y futuros deportistas, dejando en claro que caer en agresiones es muy fácil pero con una experiencia como la que tuvo, lo mejor es cuidar las palabras y estar abierto a otros puntos de vista, aunque no los compartan.

Eso sería algo muy bueno para iniciar la reconstrucción de su imagen. Si las acciones posteriores se enfocan en más acciones que palabras y los esfuerzos sociales son constantes y creíbles, pronto volverán a la escena como deportistas que han cometido errores pero que son capaces de levantarse de situaciones como las que vivieron.

Para los demás deportistas, estos hechos deben de servir para hacer programas y estrategias que funcionen como un “seguro” que salvaguarde su imagen deportiva. Y sí ya han visto “quemar” la reputación de sus compañeros, deben prevenirse para no solamente reaccionar cuando el daño ya esté hecho.

, , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

La imagen “manchada” del atletismo

¿Quién se acuerda de Marion Jones? Aquella velocista estadounidense que “maravilló” al mundo en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 al ganar tres medallas de oro y dos de bronce.

En esos momentos la imagen de Marion Jones se convertía en todo un símbolo para el atletismo mundial, y comenzaba a ser un parteaguas en un deporte dominado por los hombres.

La esperanza se asomaba como el ingrediente especial en las pistas. Miles de niñas en todo el mundo comenzaban a enfocar su atención y a querer emular a Jones.

Pero la bomba estalló y no pudo más. Siete años después confesó ante un tribunal, haber consumido sustancias no permitidas durante la competición celebrada en la ciudad australiana, lo cual le costó una sanción y le retiraron sus cinco medallas olímpicas.

Al salir del tribunal, y al dar declaraciones destacan elementos sumamente interesantes en su mensaje:

“Como pueden imaginar estoy extremadamente desilusionada con todo esto; pero así como di la cara en los años de victoria ahora lo que hago por lo que es correcto”. “Respeto la decisión del juez y espero que la gente aprenda de mis errores”

Incluso su lenguaje corporal fue un gran aliado. Decir entre lágrimas que se arrepentía y pedía perdón le dio más fuerza a su mensaje.

Palabras y gestos breves pero sumamente efectivos, donde se aprecia una buena preparación y un manejo óptimo de crisis, sin embargo, el atletismo quedó embarrado y en una muy mala posición.

El mensaje detrás de todo es fatal ya que muchos atletas que han trabajado duro, con dedicación, empeño y ganas de trascender, con casos como el de Jones, se han visto muy desilusionados.

Peor aún para quienes compitieron con Marion Jones y tuvieron que quedar en un segundo plano y siete años después se les adjudican las medallas que les corresponden por mentiras de la ex velocista y errores en controles antidopaje.

Mentira, fraude y trampa han salpicado al atletismo y actualmente su imagen está manchada. Poco se ha hecho para mejorar la percepción y transparencia de este deporte y ya no es tan creíble como antes.

En competencias previas a London 2012, el atletismo se ha visto que ha perdido interés, ojalá que durante esta competencia recupere la credibilidad y los velocistas no caigan en la trampa y la mentira, para volver a inspirar a muchas generaciones más.

, , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Marco Fabián, la imagen de superación de México

No marearse con el éxito, esa es la consigna que parece dejar muy en claro el crack mexicano del momento: Marco Fabián.

Su personalidad en la cancha refleja trabajo, lucha y ganas de triunfar. Fuera de ella es un jugador tranquilo, aunque los escándalos que han rodeado su carrera le impiden consolidar como un jugador serio.

Fuera de esto último, se lleva bien con sus compañeros, sabe trabajar en equipo y comunica compromiso pero hay algo más que le hace falta a su identidad deportiva.

La respuesta es equilibrio. Quiere proyectar tanta humildad que a veces exagera; se percibe nervioso y penoso cuando se le entrevista, lo cual contrasta con su forma de juego.

En ruedas de prensa y entrevistas se ve que su rostro proyecta temor al agachar la mirada o mantener poco tiempo contacto visual con quien está haciendo las preguntas, así como sobresale su nerviosismo cuando los hombros están caídos transmitiendo inseguridad en lo que dice y denota tensión.

Marco Fabián tiene que aprovechar el gran momento que tuvo durante el Torneo Esperanzas de Toulon y poner en equilibrio todos los elementos para proyectar una mayor seguridad en su identidad deportiva.

, , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Alejandra Valencia, la imagen de precisión de México

Precisión y puntería. Concentración y paciencia. Ojos capaces de ver más allá para dar en el centro de los triunfos y éxitos.

Lo que proyecta la identidad deportiva de Alejandra Valencia es inspiradora pese a su corta trayectoria. Observemos:

 

1. Se ve un esfuerzo notable y constante por superarse y vencerse a si misma, demuestra valor derrotando su timidez.

 

2. Tiene una gran capacidad de reírse de si misma, evidenciando una imagen franca y con destellos de humor.

 

3. Otra de sus ventajas es que tiene una sonrisa natural, que se refleja al marcar las comisuras de los labios.

 

4. El comportamiento con sus compañeros proyecta amistad y reconocimiento, y con sus rivales demuestra cortesía y educación, fundamentales en su desarrollo como deportista.

 

No se trata de ser una atleta conocida para brillar en términos de identidad deportiva, sino demostrar con pocos hechos que lo importante no es el número de intentos sino el carácter para conseguir hasta lo inimaginable.

, , , , , , , , , ,

Deja un comentario